Bodegas Paniza, el lagar más internacional de Zaragoza


Bodegas Paniza, el lagar más internacional de Zaragoza“Una imagen moderna y desenfadada” es lo que caracteriza a Bodegas Paniza, la empresa vitivinícola con el mayor grado de internacionalización de Zaragoza, ya que exporta hasta el 98% de su producción. Cada uno de sus vinos está orientado a un perfil de cliente y todos destacan, principalmente, por “la gran calidad de la tierra donde crecen los viñedos”, explica el gerente, José María Andrés.

Su apertura al extranjero comenzó a finales de los años 90 con la exportación de botellas a Alemania y así continuaron hasta hace prácticamente un decenio. Desde entonces, la expansión internacional ha sido espectacular y en la actualidad, sus ventas al extranjero se cuentan por millones: “Unos 13 millones de botellas, 158 clientes y más de 40 mercados”. Para el responsable de Bodegas Paniza, los mercados con mayor potencial y donde pretenden incrementar notablemente sus ventas son el asiático y el estadounidense.

Bodegas Paniza, el lagar más internacional de Zaragoza

Para remontarnos a los inicios de esta bodega, hay que retroceder a1953, año en que inició su actividad bajo el nombre de Bodega Cooperativa Nuestra Señora de Águila. Hasta la década de los 80, el negocio se dedicaba a la venta de vino a granel hasta que en 1982 se inauguró la planta embotelladora y, catorce años después, la Bodega de Crianza. En 2007, la empresa puso en marcha un proceso de renovación que “comenzó con la modernización de la maquinaria y de la imagen” y finalizó con su redenominación y unas nuevas oficinas en el municipio zaragozano al que deben su nombre.

Bodegas Paniza, el lagar más internacional de ZaragozaLa bodega posee viñedos de gran antigüedad, localizados a 900 metros de altitud y con unas condiciones climáticas favorables para el cultivo de la vid. Su catálogo está formado por una amplia oferta de 33 vinos que transmiten una “imagen rompedora” y que, como su fundador indica, “sirven de acompañamiento en cualquier situación”: vinos jóvenes, que son “fáciles de beber” y están destinados al consumidor más joven; vinos de crianza, con un “aroma sutil y complejo”, con sabores que recuerdan al regaliz, la vainilla o el café y que “han sido galardonados en varias ocasiones por su calidad”; vinos de autor, elaborados “con las mejores uvas de nuestros viñedos más antiguos y a mayor altitud”; y varietales, es decir, vinos “carnosos, equilibrados y suaves” y cuyo sabor recuerda a los frutos del bosque.


Más información y contacto: BODEGAS PANIZA